Header image  
Estética y Función  
line decor
Providencia 2370 of:14 __Santiago, Chile __ Fono:(056)(2)8336978____________ ______________________________________________________e-mail: ceacmf@yahoo.com
  HOME  ::  
line decor
   
 

Descargar manual en word

 

Prevención y Salud Bucal


Una buena higiene bucal y la prevención se considera hoy los principales factores responsables de evitar caries, enfermedad periodontal y de  fomentar el desarrollo de  una buena salud bucal en los niños. El siguiente manual pretende ser una guía para la familia que evite tratamientos costosos y  desagradables,  previniendo desde un comienzo las  enfermedades bucales. Si  enseña a su niño a mantener una buena salud bucal y se transforma en un hábito durante toda su vida, le regalará una sonrisa. Primero señalamos brevemente las causas de estas enfermedades y luego como prevenirlas. Este manual está dirigido a los niños pero también es válido para adultos.

La Caries


La caries es una enfermedad con múltiples causas.
La primera tiene que ver con la  alimentación rica en azúcar o hidratos de carbono, el consumo frecuente  entre comidas y el consumo de azúcar más adhesiva y, por ende, más dañina (calugas, galletas). Las bacterias de la placa convierten el azúcar en ácidos que atacan el esmalte dental y lo disuelven poco a poco. Cada "ataque de ácido" puede durar hasta 20 minutos tras cada comida o aperitivo. Incluso un pequeño mordisco de comida puede originar ácidos de placa. Por ese motivo, es recomendable limpiar los dientes luego de cada comida con una pasta fluorada que los remineralice.
La segunda causa es la acción de bacterias como el Streptococcus Mutans. Aquellas personas con alta concentración de estas tienen mayor riesgo de sufrir caries y transmitirlas a sus hijos por la saliva (entre 18 y 36 meses de edad) a través de besos, chupar la cuchara o el chupete del bebe. Es importante destacar que los niños nacen sin esta bacteria, pero la van adquiriendo en mayor o menor medida a través del tiempo. "Tener bacterias de distintos tipos en la boca es normal, pero cuando se produce un exceso es peligroso.” A través de limpieza dental profesional y tratamientos se puede cambiar la flora bacteriana bucal para que sea más benéfica.
 La tercera causa implicada en el surgimiento de la caries es el diente en si mismo. Si tenemos piezas dentarias con buena calidad de esmalte habrá menos probabilidad de tener caries, pero si tenemos piezas con surcos profundos o esmalte de mala calidad las bacterias entraran fácilmente al diente, se adherirán e iniciaran una lesión de caries. En estos casos los sellantes son útiles para proteger los dientes.
La cuarta causa es el tiempo, pues el problema no se forma de un día para otro.
El quinto factor  es la saliva. "Existen personas con una menor producción de flujo saliva, o que acumulan más tártaro y placa bacteriana,  en forma natural o  a causa de enfermedades o medicamentos (antidepresivos, antihistamínicos), que tienen un mayor riesgo de tener esta enfermedad".

Enfermedades periodontales en los niños

La gingivitis crónica es común en los niños. Por lo general causa que las encías se inflamen, se enrojezcan y sangren fácilmente. La gingivitis se puede prevenir y además tratar siguiendo una rutina habitual del cepillado, uso del hilo dental en mayores de 6 años y cuidado dental profesional. Sin embargo, si no se le da tratamiento, puede progresar con el tiempo hacia unas formas más serias de enfermedad periodontal.
La periodontitis puede afectar a niños, adolescentes y  adultos, y se caracteriza por la pérdida  de hueso alveolar, e irónicamente, los pacientes forman muy poca placa dental o sarro.
La periodontitis agresiva generalizada puede comenzar más o menos en la pubertad y puede involucrar toda la boca. Se distingue por la inflamación de las encías y acumulaciones grandes de placa dental y de sarro. Con el tiempo puede causar que los dientes se aflojen.
Las enfermedades sistémicas predisponen a niños, adolescentes, y adultos a desarrollar estas enfermedades, por lo cual requieren mayor control. Por ejemplo, en un estudio de 263 diabéticos del Tipo 1, entre los 11 y los 18 años de edad, el 10% tenía periodontitis evidente.

 

Signos de la enfermedad periodontal


Hay cuatro signos básicos que le darán le indicaran de la enfermedad periodontal en su niño, y en un adulto:

  • Sangramiento : Encías que sangran al cepillarse, al usar el hilo dental o en cualquier otro momento
  • Inflamación: Encías inflamadas y enrojecidas
  • Recesión: Encías que han retrocedido de los dientes, exponiendo a veces las raíces
  • Mal aliento :Mal aliento constante que no desaparece al cepillarse ni al usar el hilo dental

Los investigadores sugieren que la enfermedad periodontal se puede pasar en la saliva. Esto significa que el contacto de la saliva, común en las familias, puede exponer a los niños y a las parejas al riesgo de contraer la enfermedad periodontal de otro miembro de la familia. Si un miembro de la familia tiene enfermedad periodontal, todos los miembros de la familia deben ver un profesional dental para recibir una evaluación periodontal.
Observe bien a su familia para ver si alguien tiene el hábito de rechinar los dientes. El rechinar los dientes puede aumentar el riesgo de desarrollar enfermedad periodontal además de causar que los dientes se fracturen o se astillen. Esto puede evidenciar problemas de mordida, articulares y posturales que tienen tratamiento y pueden incidir en el crecimiento de su hijo.

 

 ¿Cuándo tenemos que visitar al dentista?
De una forma general, la primera visita debe realizarse alrededor de los 3 años, cuándo se encuentra completa la erupción primaria, para una primera revisión. Los controles se deben hacer  cada 6 meses durante su vida, y no esperar que tenga que ser de urgencia.

De todas formas, antes de los 3 años, tenga el hábito de examinar los dientes de su bebé y niños. Los dientes saludables tienen un color uniforme. Si ve manchas o puntos en los dientes, lleve a su niño al dentista. Limpie los dientes de su bebé con un cepillo dental para bebés en cuanto salgan en la boca.

Cuando llegue el momento de acudir al dentista, a los tres años de edad o incluso antes cuando se detecte algún problemita, los padres deben esforzarse por transmitir a su hijo una sensación de confianza y de seguridad.

Su dentista puede ayudar a evitar estas enfermedades a través de limpieza dental profesional, aplicación de fluor tópico, sellantes, fomento de flora bacteriana benéfica, corrección de malas mordidas.

¿Qué hacer para evitar las caries?

  • Limpieza dental luego de cada comida
  • Visitas regulares al dentista: Fluoración, higiene dental profesional, sellantes.
  • Dieta baja en azúcar y dulces.

 

¿Que hacer para evitar las enfermedades periodontales?

  • La medida preventiva más importante es establecer buenos hábitos orales en sus niños.
  • Examine la boca de su niño y familia a  ver si hay signos de enfermedad periodontal (sangría de las encías, hinchazón y enrojecimiento de las encías, recesión de las encías y mal aliento.)
  • Observe bien a su familia para ver si alguien tiene el hábito de rechinar los dientes

La sonrisa saludable, el buen aliento y los dientes fuertes contribuyen todos al sentido de la apariencia personal del joven, así como a su confianza y autoestima.


¿Cómo cepillar los dientes de los niños para evitar estas enfermedades?

  • Que un adulto limpie los dientes de los niños por lo menos una vez al día, es preferible en las noches, justo antes de dormir.
  • Se deben cepillar con una pequeña cantidad de pasta dental infantil (tiene menor concentración de fluor)
  • Usar una cantidad pequeña de pasta dental (el tamaño de un poroto).
  • El cepillado de los dientes debe hacerse al menos dos veces al día.
  • Es óptimo y fácil crear al niño el hábito de  cepillarse sus dientes después de cada comida.
  • Es útil  decir al niño que  son hermosos sus dientes, que debe limpiarlos para eliminar los "bichitos malos" (los gérmenes) que dañan sus dientes, y así tener buen aliento.
  • Disminuir bacterias a través de un cepillado de 3 minutos después de cada comida
  • No comer después de limpiarse los dientes al acostarse, pues el flujo de saliva disminuye mientras dormimos.

 

¿Qué técnicas de cepillado puedo enseñarle a mi hijo?


Es recomendable que supervise a su hijo hasta que pueda seguir estos sencillos pasos por sí mismo: Utilizar una cantidad de pasta dental fluorada del tamaño de un guisante. Seguir el método COI (primero las superficies de masticado, luego la cara externa y la interna) comenzando por la mandíbula superior, luego pasando a la inferior con pequeños movimientos vibratorios hacia delante y hacia atrás. Utilice un cepillo dental con cerdas suaves y la cabeza pequeña. Si su niño o un familiar tiene dificultad para lograr un correcto cepillado, existen cursos especiales personalizados de técnicas de higiene para niños y adultos.

 

¿Es un problema que se chupe el dedo o el pulgar? ¿Cómo puedo solucionarlo?


El instinto de succión es normal y saludable en los bebés. Sin embargo, el hábito de chuparse el pulgar o los dedos puede ocasionar problemas durante el desarrollo del paladar y las mandíbulas, así como en la alineación de los dientes, especialmente si este hábito continúa tras la aparición de los dientes permanentes aproximadamente a los seis años. Chuparse el pulgar o el dedo puede provocar dientes torcidos o sobremordida, lo cual puede producir un desgaste prematuro de los dientes, un aumento de las caries y problemas de masticación. Chupar los juguetes puede causar problemas similares, pero existen tratamientos para revertirlos.

La mejor manera de enfrentarse a estos problemas es animando positivamente a que se realicen las acciones deseadas. Refuerce a su hijo cuando no se chupe el pulgar o los dedos. Con frecuencia, este hábito se debe a motivos psicológicos. Centre su atención en eliminar la ansiedad que puede hacer que su hijo se chupe el pulgar o el dedo. También puede recordarle este hábito vendándole los dedos o el pulgar durante la noche o poniéndole un calcetín en la mano, o colocar alguna sustancia de sabor amargo que puede frotarle en los dedos o el pulgar.

 

 ¿Cuáles son las tendencias en salud dental en Europa?

La incidencia de caries en niños y adolescentes en la mayoría de los países europeos se ha ido reduciendo durante algunos años. Esto se ha atribuido en gran medida al uso del flúor, principalmente en las pastas de dientes, y a la mejora de la higiene bucal. En el mismo período la dieta, incluyendo el consumo de azúcares y otros carbohidratos, se ha mantenido constante. Cuando las caries están controladas mediante flúor y un cuidado dental profesional regular (en la mayoría de los países de Europa), el consumo moderado de azúcares no es un factor de riesgo principal, excepto en individuos con una alta predisposición a las caries.
Más de la mitad de los niños europeos de entre 5 y 7 años no tienen caries en sus primeros dientes de leche. En general, los que tienen caries sólo les afecta a un diente. El “índice DMF-T” que se refiere al número de dientes cariados, caídos o restaurados, se usa para medir la frecuencia de la caries dental. En los niños europeos de 12 años los índices comenzaron a disminuir durante los años 80 y continuaron bajando durante los 90 hasta alcanzar los índices aconsejados por la OMS en el año 2000. Las cifras del DMF-T para este grupo de edad varían entre 1 en Finlandia y Países Bajos, y 3 en Portugal, aunque son más altas en algunos países de Europa oriental.
En muchos países la reducción de caries en niños se extiende ya a adolescentes y jóvenes. La gente de mayor edad conserva los dientes durante más tiempo. El riesgo de caries de las raíces, con el retroceso de las encías, también puede controlarse con las medidas de prevención descritas.

Bibliografía:

    • Food and Agriculture Organisation of the United Nations (1997). Getting the best from your food. Rome.
    • Hu, F. B.; Rimm, E. B.; Stampfer, M.J., Ascherio, A., Spiegelman, D., Willet, W.C., (2000). Prospective study of major dietary patterns and risk of coronary heart disease in man. American Journal of Clinical Nutrition, 72:912-921.
    • Johnson, R. K. (2000). The 2000 Dietary Guidelines for Americans: foundation of US nutrition policy. British Nutrition Foundation Bulletin, 25:241-248.
    • Office of Population Censuses and Surveys (1994). General Household Survey. HMSO, London.
    • Richardson, D. P. (2000). The science behind wholegrain and the reduced risk of heart disease and cancer. British Nutrition Foundation Bulletin, 25:353-360.
    • Stamler, J.; Neaton, J. D. and Wentworth, D. N. (1989). Blood pressure (systolic and diastolic) and risk of fatal coronary heart disease. Hypertension, 13(suppl. 5):2-12.
    • World Health Organisation (1989). MONICA Project: risk factors. International Journal of Epidemiology, 18(suppl. 1):S46-S55.
    • World Health Organisation (1995). Epidemiology and prevention of cardiovascular diseases in elderly people. WHO Technical Report Series 853, Geneva.
    • World Health Organisation (1996). Hypertension Control. WHO Technical Report Series 862, Geneva.